Urólogo pediatra en Durango

Urólogo pediatra en Durango

Dr. Alberto Alcázar Quiñones

Médico cirujano con especialidad en Urología y Alta Especialidad en Urología Oncológica. Certificado por el CONAMEU. Experto en procedimientos SIN heridas, mínimamente invasivas y de rápida recuperación.


Basado en +550 opiniones

  • Doctoralia
  • Google
    • El urólogo mejor valorado de Durango, según las valoraciones de Google

¡La revisión con ultrasonido va incluida en tu consulta en caso de ser necesaria!

Urólogo pediatra en Durango

Dr. Alberto Alcázar Quiñones

¡Hola! Soy Médico General con Especialidad en Urología y un Fellowship (Alta Especialidad Médica) en Urología Oncológica. Cuento con más de 11 años de experiencia en mi rama, en los que satisfactoriamente he atendido a más de 40,000 pacientes y realizado más de 5,500 procedimientos urológicos.

¡El urólogo mejor valorado de Durango, según las valoraciones de Google!

Urólogo pediatra en Durango

Atiendo únicamente pacientes arriba de los 3 años de edad.

Al hablar de un urólogo pediátrico nos referimos a un médico que se especializa en el tratamiento de niños que tienen afecciones urinarias o genitales. Los urólogos pediátricos pueden tratar los problemas que se desarrollan en el sistema urinario de un bebé, un niño o un adolescente (la parte del cuerpo que ayuda a eliminar las toxinas y los desechos del cuerpo al orinar), incluidos los riñones , la vejiga y la uretra (tubo que deja salir la orina). de su cuerpo) y el tracto genital (órganos reproductores dentro y fuera del cuerpo).

¿Qué hace?

Estos médicos están capacitados para tratar una serie de anomalías genitales (crecimientos o posición de los genitales en el cuerpo) y problemas de la ingle como el varicocele (inflamación de las venas del escroto).

Los urólogos pediátricos están capacitados para comprender los problemas y el dolor en los niños que el niño no puede expresar fácilmente. Examinan, diagnostican y tratan problemas urológicos y genitales en niños en un ambiente reconfortante y relajante para ayudar a que el niño se sienta cómodo. Muchas de sus oficinas están decoradas de manera que también atraen a los niños, con juguetes, libros o juegos.

Educación y entrenamiento de los urólogos pediatras

Debido a que los urólogos pediátricos se especializan en el tratamiento de niños con urología y problemas genitales, deben tener un conocimiento experto del sistema urinario de los niños, incluidos los riñones, la vejiga, los uréteres (conductos que llevan la orina a la vejiga) y la uretra. Pasan al menos 14 años capacitándose en el campo médico y luego obteniendo esta especialidad.

Los urólogos pediátricos son cirujanos que pueden diagnosticar, tratar y controlar los problemas urinarios y genitales de los niños. Si su hijo tiene una enfermedad de los genitales o del tracto urinario (riñones, uréteres, vejiga), un urólogo pediatra tiene la experiencia y las calificaciones para tratar a su hijo. Por ejemplo, entre las enfermedades que se observan frecuentemente, se encuentran:

  • Extrofia de la vejiga.
  • Anomalías cloacales.
  • Hernias.
  • Hidronefrosis (dilatación de los riñones, detectada prenatalmente o durante la infancia).
  • Hipospadias (conducto urinario que no alcanza a llegar al final del pene).
  • Intersexualidad (desarrollo incompleto u otro tipo de anomalía que afecta los órganos genitales).
  • Cálculos renales.
  • Vejiga neurogénica debido a lesiones de la médula espinal, como mielomeningocele.
  • Repetición de cirugía urológica.

Razones para consultar a un urólogo pediátrico 

Los problemas menores de urología pediátrica, como las infecciones del tracto urinario o las adherencias de los genitales (tejido que une partes de los genitales), pueden ser tratados por el pediatra o el médico de atención primaria de su hijo . Sin embargo, cuando ocurren problemas más graves, deberá consultar a un urólogo pediátrico.

Las condiciones comunes que requieren una consulta son:

  • Hinchazón alrededor de un testículo (hidrocele).
  • Testículos no descendidos (testículos que no han descendido entre los 12 y los 18 meses de edad).
  • Cálculos renales o vesicales.
  • Hernias en la ingle o el escroto.
  • Infecciones recurrentes del tracto urinario con fiebre alta (pielonefritis o pielonefritis).
  • Mojar la cama en niños y adolescentes.
  • Accidentes diurnos y problemas de control de la vejiga.
  • Generalmente, su pediatra derivará a su hijo a un urólogo pediátrico si presenta afecciones más graves.

Los urólogos pediátricos examinarán y recomendarán el nivel de tratamiento necesario para la afección de su hijo. Proporcionan asesoramiento adicional para determinar si es necesaria la cirugía y están especializados para operar el sistema urinario de su hijo si es necesario.

¡Agenda tu cita hoy!

Solamente estás a un clic de aliviar tus síntomas, enfermedades o aclarar tus dudas.